Sección I DE LAS PERSONAS CAPACES PARA EJERCER EL COMERCIO

Sección I

DE LAS PERSONAS CAPACES PARA EJERCER EL COMERCIO

Art. 6.-  Toda persona que, según las disposiciones del Código Civil, tiene capacidad para contratar, la tiene igualmente para ejercer el comercio.

Art. 7.-  Sin embargo de lo dispuesto en el artículo anterior, no pueden comerciar:

1o.- Las corporaciones eclesiásticas, los religiosos y los clérigos.

2o.- Los funcionarios públicos a quienes está prohibido ejercer el comercio por el Art. 242 (266) del Código Penal, salvo las excepciones establecidas en el mismo artículo.

3o.- Los quebrados que no hayan obtenido rehabilitación.

Art. 8.-  Las personas que por las leyes comunes no tienen capacidad para contratar, tampoco la tienen para ejecutar actos de comercio, salvo las modificaciones que establecen los artículos siguientes.

Art. 9.-  El menor emancipado, de uno u otro sexo, puede ejercer el comercio, y ejecutar eventualmente actos de comercio, siempre que para ello fuere autorizado por su curador, bien interviniendo personalmente en el acto, o por escritura pública, que se registrará previamente en la oficina de inscripciones del domicilio del menor y se publicará por la imprenta. Se presume que el menor tiene esta autorización cuando ejerce públicamente el comercio, aunque no se hubiere otorgado escritura, mientras no haya reclamación o protesta de su curador, puesta de antemano en conocimiento del público o del que contrate con el menor.

Art. 10.-  Los menores autorizados para comerciar se reputan mayores en el uso que hagan de esta autorización, y pueden comparecer en juicio por sí e hipotecar sus bienes inmuebles por los negocios de su comercio.

Art. 11.-  Cuando los hijos de familia y los menores que administran su peculio profesional, en virtud de la autorización que les confieren los Arts. 265 (288) y 480 (460) del Código Civil, ejecutaren algún acto de comercio, quedarán obligados hasta concurrencia de su peculio y sometidos a las leyes de comercio.

Art. 12.-  La mujer casada puede ejercer el comercio o ejecutar eventualmente actos de comercio, con autorización de su marido, otorgada en escritura pública.

Se presume que la mujer tiene autorización de su marido cuando, no estando en el caso de separación conyugal judicialmente autorizada, ni en el de separación total de bienes, ni en el de exclusión de bienes, respecto de los bienes excluidos, ejerciere públicamente el comercio, aunque no se haya otorgado escritura pública, mientras no intervenga reclamación o protesta de su marido, notificada de antemano al público o especialmente al que contrate con la mujer.

ARTICULO SUSPENDIDO POR EL TRIBUNAL DE GARANTÍAS CONSTITUCIONALES REGISTRO OFICIAL # 224, 3-7-1989.

Art. 13.-  La mujer casada no será considerada como comerciante si no hace un comercio separado del de su marido.

 ARTICULO SUSPENDIDO POR EL TRIBUNAL DE GARANTÍAS CONSTITUCIONALES REGISTRO OFICIAL # 224, 3-7-1989.

Art. 14.-  Si el marido es de menor edad, o tiene prohibida la administración de sus bienes, o está ausente, la mujer, para comerciar, necesita la autorización del Juez Provincial de su domicilio, el que la concederá en la forma y con los efectos establecidos en el Código Civil.

ARTICULO SUSPENDIDO POR EL TRIBUNAL DE GARANTÍAS CONSTITUCIONALES REGISTRO OFICIAL # 224, 3-7-1989.

Art. 15.-  La mujer casada que ejerce el comercio o ejecuta actos de comercio, con autorización expresa o tácita de su marido, obliga a la responsabilidad de sus actos los bienes de su marido, los de la sociedad conyugal y los suyos propios, de cualquier naturaleza que sean.

El marido podrá limitar la responsabilidad, excluyendo de ella sus bienes y los de la sociedad, en todo o en parte; pero deberá hacerlo por escritura pública que hará registrar y publicar por la imprenta, sin lo cual no produce efecto la limitación.

También puede la mujer casada, autorizada, comparecer en juicio o dar poder con el mismo fin, por asuntos de su comercio, sin necesidad de autorización especial.

ARTICULO SUSPENDIDO POR EL TRIBUNAL DE GARANTÍAS CONSTITUCIONALES REGISTRO OFICIAL # 224, 3-7-1989.

Art. 16.-  Cuanto a la enajenación o hipoteca de los inmuebles que el marido esté o pueda estar obligado a restituir en especie a la mujer comerciante, se observará lo prescrito por el Art. 1806 del Código Civil.

ARTICULO SUSPENDIDO POR EL TRIBUNAL DE GARANTÍAS CONSTITUCIONALES REGISTRO OFICIAL # 224, 3-7-1989.

Art. 17.-  La mujer casada, comerciante, podrá también hipotecar los bienes inmuebles, propios del marido, y los de la sociedad conyugal, si en la escritura de autorización se le diere expresamente esta facultad.

Art. 18.-  La mujer separada de bienes, la que haya obtenido separación conyugal judicialmente autorizada, y, respecto de la administración de los comprendidos en la exclusión de bienes, la que ha conseguido ésta, pueden comerciar sin ninguna autorización si son mayores de edad.

La sentencia ejecutoriada de separación conyugal, la de separación de bienes y toda escritura pública de exclusión de bienes se registrarán y se publicarán por la imprenta.

Nota:

ARTICULO SUSPENDIDO La separación conyugal judicialmente autorizada fue suprimida por el Art. 49 de la Ley 43, reformatoria del Código Civil, R.O. #256-S, 18-8-1989.

Art. 19.-Si la mujer casada fuere menor de edad, deberá ser autorizada por el juez en la forma prescrita por el Art. 14.

ARTICULO SUSPENDIDO POR EL TRIBUNAL DE GARANTÍAS CONSTITUCIONALES REGISTRO OFICIAL # 224, 3-7-1989.

Art. 20.-  La autorización dada a la mujer casada y al menor para comerciar, puede revocarse con aprobación del Juez Provincial de su domicilio, con audiencia de la mujer o del menor. La revocación se hará por escritura pública que el marido o el curador hará registrar y publicar por la imprenta.

La revocación no perjudica los derechos adquiridos por terceros antes de la publicación.

Notas:

Las frases "a la mujer casada y", "de la mujer o", y "el marido”  frases eliminadas por EL TRIBUNAL DE GARANTÍAS CONSTITUCIONALES REGISTRO OFICIAL # 224, 3-7-1989. (El juez provincial es hoy el juez de lo civil.)